23 de julio de 2015

Veganismo, activismo y deporte: la experiencia de un licenciado en entrenamiento deportivo

“Aunque nos una la causa para buscar los derechos de los animales, también tenemos derecho a alimentarnos sanamente”.

El pasado 21 de julio, en el restaurante Vegarden de la ciudad de Medellín, se celebró el conversatorio sobre veganismo a cargo de Israel Arriola Toiber, director de AnimaNaturalis México, editor de www.haztevegetariano.com y experto conferencista en temas relacionados con salud, ambiente y derechos por los animales. De convocatoria abierta, al evento asistieron activistas de la organización AnimaNaturalis Colombia, la Revolución de la Cuchara Medellín y público en general, quienes dejaron saber sus inquietudes al final de la exposición liderada por Arriola Toiber.




Israel, licenciado en entrenamiento deportivo de la Escuela Nacional de Entrenadores Deportivos de México, culminó sus estudios hace más de una década. Mientras cursaba su licenciatura, en la cátedra de nutrición, se cuestionó si era posible llevar una dieta vegetariana siendo deportista, entonces uno de sus profesores, no vegetariano, es quien le da el aval para iniciar la ingesta de vegetales como método de alimentación, por lo que desde entonces da sus primeros pasos en la adopción de una dieta basada únicamente en frutas y vegetales.

 

Porque podemos evitar ríos de sangre innecesarios: una experiencia deportiva de talla internacional

Gracias a esta frase contundente, que encontró hojeando en un recetario vegetariano que perteneció a su madre, es cuando el licenciado toma la determinación de sacar del plato los alimentos de origen animal. Como experiencia, Israel cuenta que en sus inicios de vegetariano asistió a una convocatoria para la preselección de baloncesto, con una concentración de cuatro meses y rigurosos entrenamientos. A ésta acudieron veinticinco personas, en donde veinticuatro sufrieron algún tipo de lesión; pero él, que ya se alimentaba exclusivamente de vegetales, salió completamente ileso. El lector asiduo puede inferir que no sufrió ninguna lesión por su disciplina o porque realizó un mejor calentamiento, pero Arriola tiene una explicación, desde su disciplina, para justificarlo.

Según manifiesta, como también los médicos deportivos que lo asistieron en ese momento, la carne tiene toxinas y es de difícil digestión, siendo la razón del por qué los médicos recomiendan no comerla cuando el deportista se encuentra lesionado, porque la energía que el cuerpo requiere para digerir la carne impide una sanación rápida. Entonces, a modo de reflexión, Israel se pregunta: “Si me quitan la carne cuando estoy lesionado para acelerar el proceso de curación, ¿será que si la consumo cuando no estoy lesionado me puede inducir a tener algún tipo de lesión?”. Y es entonces cuando indaga, desde la bibliografía, por qué la dieta vegetariana puede suponer una ventaja a la hora del entrenamiento y su posterior recuperación. Los vegetales, al tener un pH alcalino, favorecen las reservas de glucógeno, combustible que da energía al cuerpo. Así mismo, un pH alcalino ayuda en procesos de recuperación ya que es mucho más fácil la eliminación de los radicales libres y material de desecho que se genera al tener actividad física y, en palabras del licenciado: “es tan importante la carga de entrenamiento como el proceso de recuperación”, por lo que ve en la dieta vegetariana una ventaja para tener un medio de recuperación rápido, lo que implica rendimientos más altos para el deportista.

Arriola ejemplifica deportistas olímpicos de talla internacional que vieron en las dietas vegetarianas, veganas y crudas, una herramienta para potenciar su nivel deportivo. Carl Lewis, apodado El hijo del Viento, es uno de ellos. Lewis tiene en sus haberes 10 medallas olímpicas en la disciplina de atletismo y otras 10 ganadas en campeonatos no olímpicos celebrados alrededor del mundo. Es también autor del libro Very Vegetarian (muy vegetariano), donde narra su experiencia con la ingesta de vegetales y como obtuvo, desde el inicio de su dieta, el mejor desempeño en toda su carrera deportiva.



Deportistas: Torre Washington (físicoculturista). Carl Lewis (atleta). Venus y Serena Williams (tenistas).
Patrik Baboumian (culturista)
De igual manera se refirió a las hermanas Williams –Venus y Serena-, jugadoras profesionales de tenis que, además de llevar una dieta estrictamente vegana, son poseedoras de varios títulos en su disciplina, llegando a ocupar el primer puesto de los rankings mundiales.

Otro caso destacado por el conferencista es al que se le considera uno de los hombres más fuerte del mundo, el alemán Patrik Baboumian, quien no sólo es un activista que lucha por los derechos de los animales, sino que se alimenta estrictamente de vegetales, en su mayoría crudos. Baboumian es poseedor de varios títulos, registrando records mundiales como el otorgado en 2009, donde compitió por la categoría de Elevación.

Y como estos ejemplos, existen muchos otros deportistas de alto rendimiento que decidieron ingerir única y exclusivamente  frutas y vegetales para complementar su entrenamiento y rutina deportiva. Y es que, “aunque nos una la causa para buscar los derechos de los animales, también tenemos derecho a alimentarnos sanamente, porque debemos estar bien alimentados no sólo para sentirnos bien, sino para ser mejores activistas”, siendo esta la forma en que Israel Arriola Toiber concluye su breve exposición respecto a los alimentos y su experiencia como vegano, activista y entrenador deportivo.

-Alfredo Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario

data:newerPageTitle data:olderPageTitle data:homeMsg