7 de octubre de 2013

Publicación especial: Marchando por todos los animales

Un saludo muy especial para todos! Hoy queremos compartir con ustedes este gran escrito creado por Clara Isabel Blanco Cardona, activista y estudiante de la Escuela "Ciudadanos del Mundo". Disfruten :)

Ilusión, conciencia y convicción.

Para mí, esas serían las tres palabras que mejor describirían este domingo, 6 de octubre de 2013 en la ciudad de Medellín. Porque se puede marchar de innumerables maneras y por incontables causas, pero la conciencia colectiva y energía que hoy se palpó en la 6ª Cadena Humana Antitauromaquia es algo a destacar. Escuchamos “derechos animales” y ¿qué ideas arriban a nuestra mente? Hace un tiempo discutí dicho tema con alguien. Muchos afirman que sólo la posesión de deberes puede ir conjugada con la de derechos; es decir, si los animales no-humanos no tienen deberes, tampoco tienen derechos.

Sin embargo, en este caso no hablamos de leyes ni de algo tan meramente conceptual como aquello que utilizamos cuando de poner en tela de juicio el bienestar de unas criaturas tan sensibles, perceptivas y necesitadas de afecto se trata. Hoy hablamos de compasión, justicia, igualdad, solidaridad; de hermandad con nuestros compañeros de planeta.

“Somos la voz de los que no tienen voz. Somos la voz de los animales.”

En 2009, hablábamos de unos 3000 animales asesinados al día tan sólo para abastecer la industria cárnica (sin mencionar la pesquera, peletera, de entretenimiento, experimentación y tráfico ilegal de fauna). La población crece y por lo tanto, la demanda también. ¿De cuántas víctimas inocentes podríamos hablar hoy?
Este primer domingo de octubre hemos gritado, nos hemos unido, hemos reivindicado que no sólo puede aumentar la magnitud del problema, sino también la de nuestra fuerza frente a él.

Gritos, aplausos, cantos; miradas de amor, ternura y compasión. Animales caminando a cuatro patas y a dos piernas, voces de energía, voces de ilusión, de lucidez y poder de convicción. Resulta impactante ser partícipe de una realidad como la que viven los animales hoy, pero aún más el ser consciente que no somos los únicos que luchan por modificarla, que no sólo nosotros clamamos  por ello y que podemos unir nuestras voces en nombre de la vida y la armonía; pues esto es algo que no sólo concierne a Medellín, no sólo a Colombia sino a todo el mundo.

Realmente la afluencia de participantes en la marcha fue abundante. La cadena humana alrededor de la Plaza de Toros “La Macarena” conformó una cifra de más de quinientas personas que, a lo largo del recorrido hasta la Plaza de Cisneros, se fue multiplicando hasta alcanzar los casi mil ciudadanos.

Defensores de los animales y ciudadanos han sido quienes, en esta ocasión, han alzado su voz por los animales. Entre las diversas organizaciones que han formado parte de la marcha, se encontraba la 1ª Escuela de Activismo “Ciudadanos del Mundo” de Medellín. 

Esta escuela, convocada y organizada por la Revolución de la Cuchara, trabaja en la formación de jóvenes de distintas edades que, pese a que cuyas áreas educativas difieran, permanecen unidos por una misma causa: la propulsión del animalismo y vegetarianismo en Medellín. Por supuesto, la acción se extingue sin información y la ausencia de ésta es algo que necesita solución. No somos conscientes de muchas crueles prácticas y hechos que se llevan a cabo con animales en el país, de modo que el principal objetivo es conocer esa información para así poder llevarla a muchas más personas; todo ello con el fin de ser parte de la solución, no del problema.

Participantes de la marcha llevando diversas pancartas representativas.

El no vernos solos frente a esta causa, es algo que ciertamente nos nutre de alegría y energía a todos. Porque es cuando te das cuenta de que no eres uno sólo sino muchos, cuando se hace fácil conquistar un ideal y promulgarlo. Peces, gatos, perros, cebras, conejos y leopardos (entre otros) fueron animales ilustrados en los rostros de algunos estudiantes de la Escuela de Activismo. 

Compañerismo, complicidad, júbilo, unión; pero sobretodo mucha energía.

Como señaló Alejandro Arango, cofundador de la Revolución de la Cuchara, “Es muy bueno saber que estamos tan rodeados de vegetarianos potenciales. Esto en pocos años. Saber sobre qué es lo que comemos (tiene que ser) y va a ser tema obligado de cualquier proceso educativo serio.”

Gente. Hoy estuvimos rodeados de gente.
Gente a la que no sólo le importaba la triste realidad de hoy, sino el camino que le llevará a cambiarla mañana. Pues es cierto que no se puede cambiar una realidad de la noche al día, pero también lo es que mil voces hacen más que una.
Personas que, conscientes de la capacidad de cambio que albergan con su unión, se han fusionado en una sola voz y han representado las voces de los millones de animales que son asesinados cada año. 
Individuos que, conectando con la vida de muchos otros, hacen gala de su ilusión y esperanza como bandera y herramienta para el cambio; pues la ilusión es el primer paso para alcanzar dicho cambio.

Es mucho lo que hay por hacer y ya hemos comprobado que somos muchos los que podemos intervenir en ello. Finalizo con una conclusión que nace del testimonio de Jhoan Gómez (activista de AnimaNaturalis):

“Quedarse sin voz, después de darla por aquellos que no la tienen, no tiene precio.”

Clara Isabel Blanco Cardona

No hay comentarios:

Publicar un comentario

data:newerPageTitle data:olderPageTitle data:homeMsg