28 de octubre de 2012

Carnívoros Anónimos Octubre

Amigos de la Revolución de la Cuchara Medellín! Para conocer que paso este mes en el carnívoros anónimos tenemos un reportaje muy especial realizado por una de nuestras activistas, Daniela Correa, estudiante de comunicación. Como ven, participar en esta revolución puede hacerse de mil maneras, solo se necesitan ganas, creatividad y acción! 





Sábado, 6 de Octubre, 2:00 p.m.

Llueve en la ciudad. Es el primer sábado de octubre y Carnívoros Anónimos comienza a darle otra cara al restaurante Govinda´s, en esta ocasión para la celebración del día mundial del Vegetarianismo. Las mesas y sillas son reubicadas, los activistas corren, que la comida, que el Centro de Atención al Carnívoro Anónimo, que las presentaciones...La esquina del ala sur del restaurante es invadido por la Gratiferia, un espacio donde todo es gratis y la imaginación es el límite: libros, CD´s, ropa, muebles, tinto, frutas, talentos, besos, abrazos; son algunos de los intercambios que se pueden encontrar. ¡Que todo esté listo, el Carnívoros va a comenzar!






Carnívoros Anónimos, 6:30 p.m.

Que siguiera lloviendo no se convirtió en una excusa para las personas que asistieron al Carnívoros. Todos estaban interesado en escuchar las conferencias por parte de las activistas, disfrutar un buen menú vegetariano, compartir experiencias y sobretodo, aprovechar el espacio para crear una conciencia sobre el respeto a los animales y los seres vivos en una sociedad que permanece permeada y con carente criterio social.

La primera en hacer su presentación fue Dore, vegetarianismo y su importancia a nivel social. Sonia fue la segunda y con profunda convicción mostró imágenes e ilustró la situación por la que está pasando la tierra y los efectos de la alimentación inadecuada en las comunidades. Con estas conferencias se abre el espectro de posibilidades al momento de sustentar el porqué de ser vegetariano y porqué cuidar y valorar a los animales en sus hábitats naturales.





Pasadas las 7:00 p.m. era momento de la actividad propuesta. Las ideas de los asistentes quedarían plasmadas en el papel. En cuatro grupos debían debatir los efectos que tiene consumir algún animal, ya fuera a nivel socio-político, económico, de salud y ético-moral, y escribirlos en una cartelera. “Ellos no hablan, pero sí sufren”, fue el primer comentario que se escuchó en el grupo de los efectos éticos-morales. A partir de esta frase, se iba haciendo más activa, en un proceso de retroalimentación y apreciación colectiva. Luego se disfrutó del menú: pastas con verduras y ensalada.














Llegó el final de la jornada y aquello que sucedió después fue la punta del iceberg: la colaboración de todos para hacer las pancartas de la Marcha Mundial por los Animales programada para el día siguiente. Sobre las mesas se extendieron todo tipo de telas para hacer frases y dibujos que demostraran el desacuerdo al maltrato y violación de los derechos de los animales. Con pinturas y marcadores cada uno dejó su huella y aportó un granito de arena desde su percepción de cómo construir un mundo diferente.






 




Al finalizar, la despedida  “allá nos vemos, ojo con faltar...” y a la vez se pudo evidenciar lo que es necesario resaltar, “para que el cambio sea verdadero, debe empezar por cada uno de nosotros”.

Por Daniela Correa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

data:newerPageTitle data:olderPageTitle data:homeMsg